Ojalá pudieras tenerlos de frente

Ojalá pudieras tenerlos de frente  y cada uno vestido como la última vez que te violaron. Con el mismo olor a azufre,  ojalá, con la misma posición que tenía el sol o la luna cuando sus dientes rozaban tu oreja. Todo debe estar exactamente como lo recuerdas, la cama abierta a recibirlos,  la Virgen mostrándote que debes ser fuerte,  incluso, debería estar rondando la misma luz por las calles por si algún niño se escapa de su casa y llegara a parar con uno de ellos, a tocar tímidamente la campana de sus fauces que arrancaría de un aullido la inocencia de los ojos. Ojalá pudieras tenerlos de frente, ojalá no se sigan escondiendo en las faldas de María,  ni en las cartas que un cura con más investiduras en oro  escribió por el perdón de los culpables.  Ojalá pudieras tenerlos a todos  e ir uno a uno reventándoles la cabeza como si estuvieras en algún matadero, como si el concurso se tratara de quien  soporta la mayor cantidad de penetraciones sin llorar, ni gritar. Ojalá pudieras tenerlos de frente. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s